Tecnología

¿Tu hijo es ciberadicto? (¿y vos?)

junio 2019 | OAP! Nº141

Por Ignacio Bernasconi *

 

¿Cuándo fue la última vez que tu hijo pasó un día entero sin utilizar ningún tipo de dispositivo tecnológico, es decir, sin usar su celular, tablet, notebook ni smart TV? Si no lo recordás, entonces es muy probable que esta nota te resulte interesante.

Definitivamente, la tecnología ha adquirido un papel central en nuestras vidas. Ha llegado para quedarse y esto no tiene marcha atrás. Desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, la tecnología se ha vuelto para nosotros una herramienta prácticamente insustituible porque nos permite estar comunicados, informados y entretenidos.

Nos hemos habituado tanto al uso de la tecnología que, por ejemplo, ya no nos causa sorpresa ver la destreza con que los más chicos manejan cualquier clase de dispositivo. Son verdaderos especialistas en la materia mucho antes de saber atarse los cordones o sonarse la nariz. De hecho, se los conoce como nativos digitales porque, al haber crecido en contacto permanente con estos dispositivos, no necesitan ningún entrenamiento ni enseñanza para poder utilizarlos: lo hacen de manera intuitiva.

Sin embargo, como toda herramienta, la tecnología puede ser objeto de uso pero también de abuso. Y los peligros siempre están al acecho. A continuación te contamos las 7 conductas que pueden ayudarte a descubrir si tu hijo es adicto al ciberespacio:

  1. Falta de control: demuestra una progresiva dependencia al uso de los dispositivos tecnológicos al punto de recurrir a ellos aunque no haya motivos para hacerlo.
  2. Excesivo desinterés por la realidad: el mundo virtual se vuelve más atractivo e importante que el mundo real.
  3. Incontenible compulsión: los dispositivos se convierten en el centro de su vida, que pasan a demandarle grandes dosis de tiempo y energía, lo que en muchas ocasiones le genera insomnio y estrés.
  4. Aislamiento progresivo: la interacción con su entorno afectivo se va debilitando cada vez más, mostrándose apático y despreciativo.
  5. Disminución del sentido de la responsabilidad: las actividades cotidianas, sobre todo aquellas que exigen esfuerzo y dedicación, van quedando relegadas a un segundo plano.
  6. Cambio de temperamento: se vuelve agresivo y ansioso, y suele estar de mal humor cuando no se encuentra frente a las pantallas.
  7. Placer virtual: el mundo virtual se convierte en fuente de una satisfacción inmediata e ilimitada que, a su vez, sirve como evasión a cualquier inconveniente del entorno cotidiano.

Para evitar que estas conductas aparezcan, o hacer que disminuyan en caso de que ya estén presentes, es importante comprender que la solución no está simplemente en poner ciertos límites temporales al uso que los chicos hacen de los dispositivos. Lo crucial, en todo caso, es procurar educarlos, señalando los beneficios y advirtiendo sobre los peligros del ciberespacio, para que aprendan a servirse de esta maravillosa herramienta de manera consciente y responsable.

Pero mucho cuidado… porque antes de querer educar con la palabra, ¡hay que saber hacerlo con el ejemplo!

 

*Ignacio es Lic. en Filosofía, redactor, editor y corrector de textos.

¿Tenés algo para compartir? ¡Queremos saberlo! Envianos tu colaboración y podés ser parte de Ojo al Piojo! Escribinos a redaccion@guiaojoalpiojo.com y nos ponemos en contacto!

encuesta


* Campos obligatorios

Ojo al Piojo! - RNPI N° 5236488 - Registro de marca 2.230.915