Curiosidades

Tarot, un mundo fascinante

Enigmático, inquietante y sugestivo, el Tarot ha ejercido un encanto irresistible durante siglos. Fuente de entretenimiento, medio de adivinación y camino de autodescubrimiento, este mazo de cartas ha demostrado ser tan versátil como atractivo. Sin embargo, su verdadera esencia suele ser muy poco conocida.

agosto 2019 | OAP! Nº143

Por Ignacio Bernasconi

 

Cuenta la leyenda que la historia del Tarot se remonta a las primeras décadas del siglo XIII. Fue entonces cuando algunos mercaderes del Mediterráneo, recorriendo la extensa Ruta de la Seda por China, Persia y África, llevaron entre sus pertenencias el primer mazo de cartas conocido en Occidente. Su origen era islámico, estaba organizado en cuatro palos y aparentemente se lo conocía con el nombre de Mamluk. Sin embargo, no fue sino recién en el siglo XV cuando adquirió su constitución completa y definitiva. Al antiguo mazo de cartas compuesto por cuatro palos, se le agregó un quinto, denominado “triunfos”, que pronto se difundiría por toda Europa. En Italia se lo conoció como Tarocco o Tarocchi, en Alemania Tarock y en Francia Tarot. El resto es historia.

El Tarot se compone de 78 cartas, 56 de las cuales constituyen los llamados “Arcanos menores” y las restantes, “Arcanos mayores”. En el primer grupo, que es prácticamente idéntico al mazo de cartas italianas o españolas, se encuentran los 4 palos tradicionales de espadas, copas, oros y bastos, cada uno de los cuales representaba a los distintos estamentos de la sociedad medieval: la nobleza, el clero, los comerciantes y los campesinos, respectivamente. Por su parte, el grupo de los llamados “Arcanos mayores” –a propósito, en latín arcanum significa “misterio” o “secreto”– se compone de 22 cartas: todas tienen nombre y, salvo una, número. Además, cada una presenta un singular dibujo lleno de significación simbólica. Para el genial Carl Jung, las 22 cartas de triunfo constituyen un extracto del inconsciente colectivo.

Se cree que en sus orígenes el Tarot tuvo una finalidad exclusivamente lúdica; se lo creó y empleó como una fuente de entretenimiento. Pero, muy pronto, hacia fines del siglo XV, se lo empezó a utilizar como medio predictivo: aparentemente era común en las reuniones sociales invitar a las doncellas y caballeros a que eligieran al azar alguna carta para predecir su destino.

Desde entonces el Tarot ha quedado fuertemente asociado a la futurología y de hecho todavía hoy se lo emplea casi exclusivamente con este fin. Sin embargo, en las últimas décadas, gracias al colosal desarrollo de la psicología, el Tarot ha incursionado en un nuevo ámbito, el terapéutico, donde literalmente está generando una verdadera revolución. Correctamente utilizado, el Tarot está demostrando ser un prodigioso instrumento de crecimiento espiritual, sanación interior y desarrollo de la consciencia.

Actualmente, a seis siglos de su creación, todo hace pensar que este curioso mazo de cartas todavía será motivo de sorpresas.

 

* Ignacio es Lic. en Filosofía, redactor, editor y corrector de textos | ignacio_bernasconi@yahoo.com.ar

¿Tenés algo para compartir? ¡Queremos saberlo! Envianos tu colaboración y podés ser parte de Ojo al Piojo! Escribinos a redaccion@guiaojoalpiojo.com y nos ponemos en contacto!

encuesta


* Campos obligatorios

notas

Artistas de tapa
Candelaria
agosto 2019 | OAP! Nº143
Notas
Pintemos mandalas
agosto 2019 | OAP! Nº143
Notas
Límites son amor
agosto 2019 | OAP! Nº143
Ojo al Piojo! - RNPI N° 5236488 - Registro de marca 2.230.915