Actualidad

Emprendimientos: la nueva economía del siglo XXI

En los últimos años se generó en el país una ola imposible de parar: los emprendimientos. Proyectos de amigos, jóvenes profesionales y personas cansadas de los trajines de la relación de dependencia decidieron aventurarse y comenzar proyectos propios para poder buscar su sustento económico bajo sus propias reglas. Incluso, desde el portal del gobierno nacional se habilitó una sección especial dirigida a emprendedores, donde las autoridades se ponen a disposición para que puedan registrarse marcas y patentes, crear una sociedad y otros trámites y cuestiones necesarias para este tipo de proyectos.

septiembre 2019 | OAP! Nº144

Un emprendimiento se puede definir como el resultado de un proceso que tiene como finalidad diseñar, lanzar y administrar un nuevo negocio. Este proceso está sujeto a todas las variables que el mercado alberga, como los riesgos, estudios de mercado, respuesta del público elegido entre otros factores.  Pero un emprendimiento exitoso es aquel que logra sortear esas adversidades y poner en funcionamiento ese proceso para que pueda generar ganancias, sean de índole económica o social.

Los emprendedores son los buscadores de oportunidades que intentan transformar esas ideas en un proyecto viable. Deben identificar una oportunidad en el mercado que los rodea y tienen que organizar los recursos que tienen a su disposición para comenzar el proceso que terminará con el ansiado negocio puesto en marcha. En teoría, parece que se está hablando de un mundo ideal, pero las pequeñas y medianas empresas de nuestro país se constituyeron como tales tras haber dado sus primeros pasos en el mercado como emprendimientos.

Es tan trascendente el avance de los emprendimientos que la empresa argentina con más valor en acciones en el mercado internacional comenzó como uno. Se trata del gigante Mercado Libre, fruto del proceso en el cual Marcos Galperín aplicó los conocimientos obtenidos en su MBA de la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford, EE.UU y desarrolló un negocio millonario. Galperín soñaba con una plataforma de comercio online que conectara a compradores y vendedores de todo el país en un mismo espacio.  Lo que comenzó con un simple emprendimiento se transformó en el canal de otros pequeños proyectos que utilizan ese espacio virtual para dar a conocer sus productos y servicios, y Mercado Libre es actualmente la empresa nacional más valiosa en todo el mundo. Se estima que el valor de la compañía es de US$ 29.000 millones, cinco veces más de lo que vale actualmente la petrolífera YPF.

Otros emprendimientos exitosos fueron los que renovaron la forma de comer helado en paleta, como Guapaletas, que comenzó con una pequeña fábrica en la localidad de Vicente López y hoy evalúa la posibilidad de abrir dos franquicias en España. También tuvieron éxito aquellos showrooms de venta directa que ofrecían productos innovadores o difíciles de conseguir. Tal es el caso de Seven Market, una tienda online de artículos para el hogar y de viaje a la moda, con diseños prácticos y divertidos. La idea surgió de su dueña Lucila que quería mostrar y vender los objetos que ella había elegido para decorar para su departamento. El despegue de la página fue tan grande que hoy ese proyecto se transformó un emprendimiento con más de 32 mil seguidores de Instagram y productos agotados en horas en la Web.

El emprendedurismo también se puede ver en materia de medios de comunicación y educación. En el último caso, se puede citar a Enjoy English Studio, un instituto de inglés en la localidad de Belgrano que nació en el garaje de la casa de la dueña y hoy se especializa en inglés para adultos y estudiantes o profesionales de tripulantes de cabina. “Desde los 17 años sabía que quería tener mi espacio para poder enseñar. No voy a decir que fue un camino fácil pero no hay nada más lindo que ver tu proyecto concretado y que la gente lo disfrute”, cuenta Gisela, la dueña y encargada del lugar.

En lo que a comunicación se refiere, otro ejemplo es la guía Ojo al Piojo!  que es el resultado del proyecto que Patricia Naidich junto a Sabrina Braude  y sus respectivas parejas, tuvieron al llegar al país tras conocerse, y trabajar varios años en Milán, Italia. Ella es periodista, fotógrafa y licenciada en sociología. Al regresar al país, se instaló en Berazategui y junto a Sabrina, diseñadora gráfica y actual directora de arte de Oap! tuvieron una visión: vincular a los barrios privados, countries y escuelas que se estaban instalando en la zona con  la comunidad que los rodeaba. De a poco, comenzaron a delinear este proyecto que, un año después, se transformaría en una realidad. “La revista siempre trató de funcionar como un nexo entre las distintas comunidades y de lograr una integración a través de distintas actividades y eventos que se organizaban”, nos cuenta Patricia, acerca de la historia de Oap!.

Para que un emprendimiento sea exitoso, no hay ninguna fórmula secreta, sino trabajo intenso, un proyecto innovador y muchas ganas de progresar. Bienvenidos sean los proyectos que quieren instalarse en el mercado y puedan ser el resultado de muchos sueños por cumplir.

Info. sobre como desarrollar y potenciar proyectos sociales, de diseño y de ciencia y tecnología en www.buenosaires.gob.ar/cmd/institucional/

 

14 años de historia

En setiembre, Oap! cumple catorce años desde que dos amigas se juntaron en un café de Buenos Aires a plasmar esta idea. “A lo largo de estos años, el proyecto cambió, creció junto a la comunidad y se adaptó a las áreas de interés que fueron surgiendo”, cuenta Patricia, su directora. “Además,  se cambió el diseño, la cantidad de páginas, el contenido y las experiencias para el usuario. También se sumaron las redes sociales y la página Web”, explica así su evolución y adaptación a las nuevas tecnologías y comportamientos sociales.

Como todo emprendimiento, al principio surgieron dudas, incertidumbres y tras consolidarse, el desafío principal fue poder mantenerlo en el tiempo, nuestro compromiso fue siempre con la comunidad a pesar de todas las coyunturas o dificultades que hubo que afrontar. “Decidimos tener desde un principio separadas la parte editorial y la parte comercial. Siempre las definimos como dos áreas que no podían influenciarse entre sí. Y nuestros lectores  valoraron  y respetaron esa división que mostró la honestidad con la cual encaramos todos nuestros proyectos”, agrega Patricia.

¿Y Porqué  se llamó Ojo al Piojo!? En primer lugar, por lo pegadiza de la frase. Luego, fue el doble sentido que hizo que el nombre fuera el ideal. La frase que se utiliza para significar prestar atención, tener cuidado y es justamente lo que la revista busca: prestar atención a los pedidos de los niños y a los acontecimientos de la comunidad que la rodea. Ojo al Piojo! Que lo bueno está aun por llegar. 

¡FELIZ 14 ANIVERSARIO a los que la hacen todos los meses posibles y en especial a ustedes los lectores que son su razón de existir.

¿Tenés algo para compartir? ¡Queremos saberlo! Envianos tu colaboración y podés ser parte de Ojo al Piojo! Escribinos a redaccion@guiaojoalpiojo.com y nos ponemos en contacto!

encuesta


* Campos obligatorios

notas

Notas
Nuestros años felices
septiembre 2019 | OAP! Nº144
Artistas de tapa
Simón
septiembre 2019 | OAP! Nº144
Notas
Celebrar la lectura
septiembre 2019 | OAP! Nº144
Ojo al Piojo! - RNPI N° 5236488 - Registro de marca 2.230.915